viernes, 20 de febrero de 2009

Sin lengua y sin dedos

Llevo unos días acordándome de tres personas con el mismo nombre: Eva.

Una de ellas, la autora del blog “Sólo son palabras…”, uno de mis favoritos. Un día entré y leí que buscaba una montaña donde poder gritar… ahora yo busco esa montaña, pero no sólo para poder gritar, sino para quedarme allí para siempre.

La segunda, es posiblemente la única persona que conozco que podría calificar como “mi amiga”… Vivía entre montones de edificios y coches, en una ciudad, y tuvo la admirable valentía de dejarlo todo (menos a su compañero de aventura) e irse a vivir a casi 900 km., al lugar que yo considero el más bonito de España… verde y montañoso (aunque demasiado fresquito para mi gusto).

La tercera persona es la más conocida de las tres y canta esta canción que lleva días en mi cabeza:



Me gusta decir las cosas que pienso pero (por desgracia, en este caso) desde pequeña me enseñaron a tener educación y respeto hacia los demás (aunque no se lo merezcan), a no dejar mal a unas personas delante de otras, a no dañar al prójimo, a que dos no discuten si uno no quiere (y parece que últimamente la que no debería querer soy yo)… Por todo esto, me estoy quedando sin lengua de tanto mordérmela y sin fuerza en mis puños de tanto apretar para que mis dedos no escriban.

Ahora escriben, pero no todo lo que quisieran y sin decir nombres ni porqués; simplemente para que el huracán de ideas vaya saliendo poquito a poco por ellos y alivie un poco mi mente (aunque no lo aniquila). Hay veces que no lo consigo y mis pensamientos empiezan una especie de centrifugado que hace que se choquen unos contra otros como nubes grises y empiezan a llover palabras que salen por mi boca descontroladamente. Y, después de la tempestad, vuelve la calma, la educación y el respeto otra vez.

Quisiera encontrar la montaña de Eva (la de las palabras) en el lugar donde vive Eva (mi amiga) y hacer lo que dice Eva (la del grupo Amaral); no por cobardía, sino porque debo estar como una cabra, y ya se sabe que las cabras tiran al monte (seguramente para estar tranquilas, como yo quiero estar).

9 comentarios:

Calvarian dijo...

Relájate...que viene el fin de semana. La montaña sirve, pero poco...No te la recomiendo. Lo de callarte...al final lo vas a decir, y por propia experiencia te digo, que cuando no debes hacerlo. Hay que relajarse...que acabas de venir de vacaciones, con mucha nieve...todo bonito. Venga

Besix

BlueMoon dijo...

Muchas gracias, Calvarian. Quizá es que se me ha acumulado todo junto con la depre postvacacional.

Besos.

Gotas de lluvia dijo...

Holaa:)
muchas gracias por tu comentarioo :)
un besaazo.
mee encanto lo que has escrito y como lo has escrito :D

Paqui dijo...

¡¡Ay mi niña!! Vamos las dos a La Creu, a gritar hasta quedar afónicas.
¡Cuántas veces habré escuchado esta canción!.
No te tomes la vida así y utiliza el poder de la mente para que no te afecten ciertas cosas.
Muy bueno lo que has escrito, pero no quiero verte así. Te quiero.

María dijo...

¿Sabes que a mí me gusta el nombre de Eva y que así la iba a ver llamado a mi hija pero que luego no le llamé así? me gusta mucho ese nombre.

Un beso y feliz tarde.

ALMAGRISS dijo...

Sin saber qué te pasa te entiendo a la perfección, ay, qué necesaria es esa montaña de vez en cuando... (pero sólo para ir un rato, de quedarse ni hablar) y escucha a Paqui... a la Creu a gritar un rato, me llamáis y me voy con vosotras :)
Un besazo

BlueMoon dijo...

Hola Gotas de lluvia!
Gracias por pasarte por aquí, me alegro de que te haya gustado lo que he escrito.
Un besote.

Hola Paqui y Almagriss:
Muchas gracias por vuestras palabras. Al final tendremos que montar una quedada en La Creu, jejeje.
Un besazo para cada una.

Hola María!
Pues la cuestión es que Eva era un nombre que antes no me llamaba la atención, pero suelo relacionar los nombres con las personas y, si me caen bien, terminan gustándome sus nombres. Eso me ha pasado con este, ahora a mi también me gusta.
Un beso.

Jesús dijo...

Gritar desde una montaña o decir lo que sientes, enfrentando unos ojos, escuchando una réplica... Da igual. Lo importante es no morderse la lengua, ¡hace pupa!

Llego a tu blog por casualidad y me gusta.
Un abrazo

BlueMoon dijo...

Hola Jesús!

Sí hace pupa, sí, jajaja.

Me alegro mucho de que te guste mi blog. A mi también me ha gustado el tuyo.

Un abrazo.